martes, 23 de febrero de 2010

imagine

Tánger, dieciséis de febrero 2010.

Imagina que diste a luz el domingo pasado en un hospital público marroquí. Un niño precioso.
Imagina que te dieron el alta al día siguiente, lunes.
Imagina que volviste a casa, cansada, sangrando del post-parto, con dolores aún en un útero que lucha por volver a su sitio.
Imagina que en casa te está esperando tu niña de dos años y dos meses y tu pareja.
Imagina que esta mañana mientras bañabas al bebé comenzaste a ver que le costaba respirar.
Imagina que corriste al hospital público marroquí.
Imagina que te dijeron que no podían atenderte.
Imagina que fuiste dos veces.
Imagina que la tercera vez tu bebé dejó de respirar casi en la puerta del hospital.
Imagina que pediste auxilio por tu bebé muerto.
Imagina que se lo llevaron a la morgue del hospital.
Imagina que a ti, a tu niña de dos años y dos meses y a tu pareja os llevaron a comisaría.

Imagínate que todo eso te ha pasado hoy.
Imagínate que a todas nos duelen sus entrañas.
Imagínate que a todas nos duelen nuestras entrañas».

*Así lo he recibido. Así lo reenvío. Y seguiré arrodillándome, porque hoy he visto a Dios en negro y sin papeles.
+ Fr. Santiago Agrelo Martínez
Arzobispo de Tánger

Fuente: Eclesalia.

4 comentarios:

Sunsi dijo...

Imagino... Lo he visto de cerca, lolo. Imagino que es inimaginable el dolor de un hijo muerto. Imagino que me gustaría estar allí para dar un poco de consuelo. Imagino que te tengo cerca para darte un abrazo por ayudarme a imaginar.

Imagino que te puedo dar un beso de buenas noches.

Gracias, lolo

lolo dijo...

Me pareció muy duro, pero tenía que ponerlo. Gracias, Sunsi.

Sunsi dijo...

A veces pasa, lolo. Te interrogas a ti misma si debes o no debes colgar algo duro. Al final piensas... si lo cuelgo quizá alguien abra los ojos. Aunque sea sólo un ser humano habrá valido la pena.

Y ha valido la pena.

Gracias de nuevo.

Monty dijo...

Ha valido la pena Lolo.
Gracias por publicarlo.