miércoles, 24 de febrero de 2010

despedida

Tengo que decirle algo al invierno, que se me marcha.

Claro que esto va por barrios, por personas. Aquí hoy ya se mueve el aire y huele de otra manera. Se va. Y ayer o el otro era septiembre y parecía imposible febrero.
Está bien que pase para que vuelva. Me gusta el frío y temo a la primavera. Pero ésta va a ser buena, ya viene. Los niños tienen prisa. Ayer tomaban papilla. Que pase la vida. Que me pille en medio.

Voy a decirle algo; que me trajo un blog y soy un poco menos vieja.

3 comentarios:

Sunsi dijo...

¿Tú también hueles la primavera, hedbana? Aunque existan "magullados", es para bien. Perdona que te lo diga en tu casa. Se me ha quedado en el tintero. Es para bien. Igual que el tapiz del revés. Y aunque toda la vida sea así. Es para bien y siempre trae algún regalo.

Felicidades por el blog, jovenzuela. Un beso.

Mariapi dijo...

Soy mujer de calores y prefiero el invierno. Me hago mayor, pero no me siento vieja. Este interregno de la edad madura tiene innumerables ventajas.Y además, si es como la primavera, no hay otra, o sí o sí. Me gusta lo que escribes, gracias.

lolo dijo...

Estas dos chicas guapas que vienen a verme, se merecen un monumento por llegar hasta los verbos en juego.

No estoy arrepentida de escribir estas tonterías, y menos si sé que las leéis como si lo merecieran. Sólo hablo con teclas pero luego me tienta suprimir...¿pero por qué?, si no pasa nada...

Estad tranquilas que no me siento vieja, no asustarse: sí soy mayor, y me lo repito a menudo porque me parece absurdo empeñarme en no cambiar. Tampoco cambio a mejor, no. Es sólo adaptación al medio y al interior.

Ayyy, que me enrollo y no es el momento. Esperaremos a que asienten las temperaturas y la floración.

Mil gracias, chicas.