sábado, 15 de mayo de 2010

galletas e internet


Es que siempre queréis la novedad, les decía la tata Petra. Y era verdad; si salían unas galletas nuevas se quedaban las viejas en el plato... "la novedad, la novedad..."

Cuántas tiendas de antes se llamaban "Novedades Martinez"... Lo  nuevo tiene un gran poder de atracción. Descubrimientos en forma de medias de nylon... cereales, colores, formas, blog's.
Lo nuevo es también a veces el restaurante de moda al que cuando vas ya pasó, y descubres que no tenía gracia alguna. O un aparatito electrónico que ya tienen varios de tus amigos, incluso amigos de tus hijos, que para cuando vas a entender cómo funciona ha sido relevado por otro. ¡Hay tanta novedad!
Pero también es disfrutar de las cosas, darles otro aire, ilusionarte como con unas nuevas galletas y al traerlas a casa, reorganizar las viejas para hacerles sitio. Es bueno renovar  las ideas, intentar ser permeable, dejar la tinta de siempre y atreverse a escribir cosas como ésta.

Al menos, a mí me lo parece. Y esto es una novedad. Antes pensaba que había que usar  los bolis hasta el final, comer sólo galletas marías y no relacionarme a través de internet.




Nota: NO he dicho que sepa hacer galletas. Estas las he tomado prestadas de un vecino que se llama Goo... no sé qué y había un montón para elegir.

6 comentarios:

tomae dijo...

...oogle, también se llama mi vecino lolo!, Si los vecinos de mis vecinos son mis vecinos... ¡ Genial !

Cuando enciendo el ordenador, (pocas veces lo cierro) me interesan los nuevos Correos, los nuevos posts, los nuevos, comentarios; todos comunican lolo, te dicen algo, son como pequeñas cybercaricias...

Los viejos, ¿los borro? los ¿releeo?...Los guardo.

Un cyberabrazo lolo.

Sunsi dijo...

Tiene mucha enjundia lo que hay detrás de las galletitas, lolo... A veces nos pasa que decimos no...eso nunca... con desconocimiento de causa. Y hay cosas que mantienes, pero te atreves con otras, les das una oportunidad... y descubres cuánta bondad te aporta o puedes aportar.

Estas alegórica hoy, hedbana... Una buena metáfora la de las galletas de estrella.

Besos, lolo.

Mariapi dijo...

No sólo es bueno, es necesario. Renovar, redescubrir, hacer aptecible lo de siempre...fidelidad inteligente.
Sigo pensando que hay que terminar toda la tinta del boli antes de estrenar otro...pero qué disfrute al destapar el nuevo...por no hablar de la gozadica de empezar un cuaderno.

lolo dijo...

Lo nuevo tiene un gustillo especial, y estoy convencido de que esto también tiene una lectura más profunda...
Gracias, Tomae.

lolo dijo...

Justo eso, Sunsi. Ese no, yo nunca...
es mejor desterrarlo. Cosas inamovibles hay muy pocas.
Pero a veces va en el carácter ser poco flexible, y caes en el error de montar una fortaleza que hace que te pierdas mucho de bueno. Entonces es cuando entran en juego las galletas en forma de estrella.
Gracias, hedbanna.

lolo dijo...

Lo de acabar los bolis lo leí en un blog. Me picó porque yo lo intentaba y siempre los perdía antes. Pero eso no puede paralizarnos. Destapar uno nuevo o empezar un cuaderno... hummmmm, uno de los olores más ricos. Y ¿a que cuando estrenas haces mejor la letra?