miércoles, 13 de octubre de 2010

lo cuento... después de publicidad.




El 15 de Julio de 1892, John Kleenex tuvo que reconocer a su empleado que su error sería un éxito. Tras derramar un frasco de tinta en medio de una acalorada discusión y comprobar que el papel que habían fabricado por equivocación empapaba el líquido... de nuevo la casualidad daba paso al invento.

Hoy quería hablaros de otra cosa y además no suelo hacer publicidad... pero esta historia me ha gustado. Y sí, tengo pañuelitos de batista y fundas monísimas para guardar los de papel. Pero no estoy para lindezas.

8 comentarios:

tomae dijo...

...las mejores historias, salen de los errores lolo.

Me encantan estas entradas, que con cualquier acontecimiento casual, cuentan tanto.

Un abrazo!

Monty dijo...

Excelente, me gusta leerte. Un saludo!

sunsi dijo...

Mira por dónde, lolo, el asunto de los "moquitos" empezó con tinta ¿china?.

Eres sencillamente genial.
Un beso

lolo dijo...

Ay los errores, si yo te contara...
Lo siento, Tomae, hoy no abrazo; es una cuestión de virus.

lolo dijo...

Me alegro de que te guste, Monty.
Hoy vamos de errores que son casualidades y luego aciertos... si no estuviera tan constipada lo escribiría.
Un saludo.

lolo dijo...

Mocos, Sunsi. En estado puro.
Y tinta china, sí señora. Eso lo has dicho tú. Genial hedbanna.

Una duda, ¿tú crees que con los pañuelitos de batista mejoraría el estado de mi nariz? Si opinas que sí, me pongo a buscar entre las cajas porque todavía no me han salido. Los guardaría con... no lo sé. En cambio los de papel salen por todas partes. Qué cosas.

Un beso al aire, muy virtual.

Mariapi dijo...

Querida "mocosa"...no conocía la historia. Creo que no todo hay que atribuirlo a la "casualidad", el mister en cuestión demostró perspicacia imaginativa...del azul tinta al verde... viscoso, revolucionando el mercado, por narices.

Cuídate, ¿a qué tanta prisa para el primer catarro?

lolo dijo...

La historia completa aquí:
http://www.intereconomia.com/programa/mas-listo-clase-papel-secante-aviones-y-topo-desnudo-africano

y la he encontrado por casualidad. Pero te das cuenta, Mariapi, el nombre de los famosos pañuelos no es el de quien cometió el fallo, ja. Sería un becario, quizá? un doctorando, tal vez? Con lo bien traido que estaba eso del la tinta y el color. Si es que hay tantas cosas que se hacen por narices...

Gracias por venir a verme, Maripi. Estando mocosa se agradece más.