lunes, 10 de octubre de 2011

un jamón que llegó en octubre


Llevaba unos días entre brumas metida. Parece que de tanto limpiar se habían condensado en el aire montones de partículas de las que no conseguía entender el orden. Y dale con que no y con que no puedo. Sin ver el cómo ni el por dónde. 

En eso estaba cuando una tarde cualquiera me aparece mi héroe con un jamón de los buenos. Ahora, en octubre, que no viene a cuento, precioso. Y ha sido empezarlo y oye, como que se me vuelven a venir las ganas. 

No es esto una predicación en favor del cerdo, aunque soy partidaria. Es un canto al desorden y a la sorpresa que han venido a calmarme de otras cosas y han conseguido que me ría... y que me diga: sí, esperad, esperad que tengo un jamón en casa y vamos a cortarlo despacito, sin prisa por favor, sin prisa.

No digáis que no, qué cosas nos pasan.

10 comentarios:

sunsi dijo...

Casi es como para escribir una oda al jamón, lolo... Ese que te ha devuelto el ánimo de darle a la tecla. Qué cosas más curiosas nos despiertan del sueño entre brumas... Corta despacito... más que nada para que dure el asunto.
¡Ah! Creo que no voy a decir más ¡¡¡Y un jamón!!!
Besos, hedbanísima

tomae dijo...

¿acabaste con el otro?

...Espero este que sea un jamón compatible!

Cúbrelo bien con un trapo que no se reseque demasiado y coja un virus de esos, no vaya a constiparse. Buenas noches lolo...

Marta dijo...

Un jamón a destiempo obra milagros!al igual que un ramo de flores porque sí.
Plis, unas virutas con un sorbo de tinto!

Mariapi dijo...

Pero ¿cuándo no es tiempo para el buen jamón? Y si además de su pureza gastronómica llega con sorpresa en ... el no va más.
Me quedo a la espera de que empieces a darle al cuchillo y nos regales.
Pues mira, también es sorpresa que ahora que empieza el otoño de nieblas, tu disuelvas las brumas...Gracias, Lolo.

lolo dijo...

Insisto; qué buena eres Sunsi. Y sí, hay cosas que no esperas que vayan a despertarte. Porque no somos de piedra. Más vale.
Un beso, hedbanna.

lolo dijo...

No hubo otro, Tomae. El último fue... allende los meses. Lo tapo, lo tapo. Gracias. Por venir, claro.

lolo dijo...

Eso, Marta. Un jamón sorpresa y una copa de vino. Si es que a veces nos complicamos... Gracias, cumpleañera.

lolo dijo...

Eso digo yo también, ¿cuándo no es tiempo?. A ver, a ver si me corre la sangre por las venas comunicatorias y virtuales.
Mil gracias, generosa Mater.

Olga Bernad dijo...

Lolo, hacía tiempos que no me pasaba por tu casa, voy a ir leyendo hacia atrás. De momento, sonrisa inmensa al leerte. Este jamón tiene el sabor de los milagros pequeñitos que nos van animando cuando menos lo esperamos. Yo también soy muy partidaria;-)
A saborearlo!
Un beso.

lolo dijo...

Qué alegría, Olga. Llevo meses intra-hogar, mira. A ver si paseo y me despejo. El jamón... no sabes. Cuántas sonrisas. Mil gracias por pasar a verme, porque hay poco que leer, de momento.
Un beso, escritora. Animo y p'alante con todo lo tuyo.