lunes, 7 de febrero de 2011

cuentos orientales (dos)


Antes de conocer a Liu cruzaba la calle. Allí tenían su negocio unos chinos que no se dejaban conocer. Eran muchos y cambiaban. Veía yo mucha mercancía poco asiática, como la vajilla cuadrada de los cumpleaños, la vajilla china, así se llamó. Eran especialistas en hogar, no como mi Liu que toca todos los palillos que se pueden tocar.

En qué fregado andaría metida, pero el caso era que tenía que fregar. Una limpieza a fondo de esas que empiezan con barro hasta las rodillas y tal. Como necesitaba de todo crucé y me fui al chino. Empecé a mirar;  vale,  este cubo, esta fregona también. Un recogedor, un balde, un cepillo duro, otro más blando, otra fregona, limpia suelo, limpia techos, limpia paredes, limpia baños... Iba acumulando compra en un frenesí higienizante y consumista.

Paseaba libre por los pasillos a delecha e izquielda. Los chinos me miraban encantados, cada vez más encantados. De un encantado occidental. Empezó a apoderarse de mí una sensación de reina del mambo cuando un chino se me puso detrás. Se ofreció para ir llevando lo que escogía hasta la caja. Volvía y me cogía la escoba superwash, la magnífica mopa, las bayetas ultra sens ecológicas de un biológico integral... Y de repente me acordé: aquello era los angeles y yo Julia Roberts, igual.

Cuando llegué a la caja me dieron la cuenta cual gilitos y se empeñaron en acompañarme al coche y a cargar. No por favor, les dije, pero no fui capaz de más. Era la pretty woman del chino y  me sentaba genial. Habían salido a la puerta a despedirme. Algo dentro de mí decía: sí, hazme la pelota, más, más. Llamé a mis hermanas y nos reímos, pero me quedó un regusto amargo y una sonrisa muy poco oriental.

12 comentarios:

Blimunda dijo...

No tengas pena, lolo, Julia Roberts no va de compras todos los días al chino de la esquina, y a ellos les encanta.

Mariapi dijo...

Bueno, eso de ir de clienta "star"...tiene su gustillo, puede llegar a crear adicción. También comprendo lo del regustillo...es que cuando se pasan de rosca haciendonos la idem...le quitan la gracia. Pero eso no sólo pasa en los chinos, no creas.

lolo dijo...

Esto de no tener imagen es un chollo, Blimunda. Lo has visto muy bien, sí señor.

lolo dijo...

Ya, ya. Eso pasa en más sitios. Y no hace falta llevar una buena cartera ni ser JR. Pero ese día, Mariapi, me temo que fue por la compra descomunal... si la comparamos con todo a un euro, claro. Para ser del todo sincera, el regusto me vino un ratito después.

sunsi dijo...

lolo... Seguro que vieron en ti un potencial... Y qué quieres. Pues a atender muy bien a la señora occidental y que vuelva. El negosi es el negosi. Y es lo que da de comer. Trabajan a destajo y tú fuiste una alegría...

tomae dijo...

lolo, tu que eres una experta en ese tipo compras, ¿son buenos esos productos?

mOnTy dijo...

Lolo, ¿ha durado lo suficiente?

lolo dijo...

Lo que ellos pensarían está claro, Sunsi. Lo malo, entre comillas, es cómo me senti yo. También me dió la risa, ya lo he dicho, verdad?
Un beset, ah no, petonet.

lolo dijo...

A ver, Tomae, buenos... según para qué. Para una limpieza de barro a las rodillas pues sí. Sabía que me iba a fundir la fregona en cuatro días; para eso genial.
Si te refieres a que soy una experta en chinos, pues no. Soy una oteadora de chinos, y de más cosas. Me gusta otear y no tengo prejuicios. Hay cosas realmente estupendas. Ejemplo; hice un regalo de cumple a una amiga de mi hija C. que consistía en una caja de plástico con un montón de cosas para hacer manualidades... pegamento, hilos, tijeras, cartulinas, rafia, cintas, velcro, papeles de celofán de colores,... no me acuerdo. O te vas a la tienda específica o te apañas en el chino,. Te aseguro que le rechifló. Experta no, oteadora. Hasta otro rato, rey.

lolo dijo...

¿Que si duró el qué, Monty? Lo de Julia, lo que compré, la voz que me pedía que me hicieran la pelota, el barro por las rodillas... eoe?

Driver dijo...

Estoy seguro que hay empresas en Jolivú, que te venden las sensaciones que tú has vivido, por un módico precio.
¿Eres George Clooney y no sabes lo que se siente en la cola de la caja del Mercadona?
Nosotros te lo conseguimos.
¿Cuánto tiempo hace que no cambias una rueda de coche?
Te vas a inflar, chico.
¿Te quedaste sin cambio en la caja del parking, y varios ciudadanos quiren lincharte?
Vívelo con nosotros.
¿Apareciste con el mismo vestido que tu cuñada en la Comunión del niño?
Con nosotros lo vivirás.
¿Te olvidaste la cartera y no puedes pagar el desayuno?
Subidón de adrenalina con nuestros servicios integrales.
...
Tu tiene suerte, Lolo.

Has conseguido gratis lo que otros han de pagar caro.
Suertuda estás, corazón.

lolo dijo...

Uy, creo que me gustan todas. George no (la situación mola pero yo no...) Thanks x to come, D.