miércoles, 23 de febrero de 2011

23F, una crónica dramática y rosa

Pasadas las primeras horas de desconcierto y miedo, esa noche viví una aventura romántica y personal. Eramos jóvenes y novios no hacía mucho. Mi héroe estaba cumpliendo sus obligaciones con la patria, la misma patria que llamó a los militares y los movilizó. O al menos eso me pareció entender a mí, por radio, claro, todo fue por radio. Y como la radio además de informar te envuelve en ese ambiente medio irreal, medio nublado y como la radio te deja imaginar las cosas sin verlas, como todo era confuso...

Le llamé y estaba estudiando. Mi héroe siempre ha sido muy de estudiar. Estaba convencido de que las cosas volverían a su sitio y tenía un exámen al día siguiente, él lo encontraba normal, lo de ponerse a estudiar. Le pedí que viniera a verme pese al estado de excepción; teníamos que hablar. Mi héroe no entendía porqué, pero como además de estudioso era muy bueno, vino a la portería de casa jugándose una detención segura... no me digas que no.

Entonces se lo dije: casémonos. Vamos a casarnos en secreto, prefiero ser viuda a dejarte marchar así, puede pasarte algo, estás en peligro, lo sé. Díme que sí, por favor. (Esto no fue por radio, no me lo imaginé yo). Mi héroe se quedó patidifuso pero como además de muy estudioso y muy bueno era también muy sensato, me dijo que lo pensaríamos al día siguiente... ¡después del exámen!. Bueno, me tranquilizó.

Por supuesto no hubo exámen, les dieron aprobado general. Porque mi héroe además de muy estudioso, muy bueno y muy sensato, es muy listo. Y aunque en ese momento dramático lo vi muy claro, aquel 23F se me escapó.

PS: Todos los que somos mayores recordamos ese día; dónde estábamos, qué nos pasó... Me gustaría que para borrar esa página se escribieran muchas otras de amor. Esta no deja de ser una comedia, pero mientras en España algunos militares ordenaban que nos sentáramos, muchas historias se ponían de pie.


17 comentarios:

tomae dijo...

...pequeño que es uno, lolo y utilizo el 23F para otras cosas... si que es cierto que en acontecimientos así, todo el mundo recuerda el donde, y el que... en tu caso el conquién... bonita entrada lolo!

Blimunda dijo...

Cuanta ternura lolo...tu heroe, la radio y ese matrimonio secreto. Me ha encantado.
Yo todavía jugaba con las muñecas, no tenía novio pero noté en el ambiente de los mayores que aquello era muy serio.

Mariapi dijo...

Tengo una historia.
Los mismos ingredientes en orden diverso, y quizá no tan romántica ni tan bien contada.
Muy jóvenes también. Él cumpliendo su compromiso con la patria, la que estudiaba era yo, y el examen no tuvo aprobado general, no, sólo cambiaron la fecha.
Quedo incomunicado en su cuartel tan lejano, sin teléfono ni nada.Claramente eran otros tiempos, con otro ritmo de tiempo.
Esa noche supe lo que era querer, y que le quería a él.
El examen, lo aprobé.

Gracias, Lolo.

lolo dijo...

Ya sabía yo que echarías cuentas, Tomás. No pasa nada, qué es el anonimato comparado con el amor...

lolo dijo...

Sí que fue bonito, Blimunda, como una radionovela. El caso es que aún estamos aquí, poniéndonos en pie cada día, como treinta años atrás.
Gracias siempre por venir.

lolo dijo...

Huy, se parece mucho, Mariapi. Qué claro se veía ese día. Y qué claro se ha visto otros muchos días después.
El aprobado "general" se lo dieron, creo recordar ahora, a los tres o cuatro que ese día se atrevieron a aparecer en la facultad. Se lo preguntaré para estar segura, a ver si lo oí por la radio y no me enteré...

Gracias, matermanías, me acompañas en estos recuerdos de amor y ancianidad.

sunsi dijo...

Lolo...No digas ancianidad, por favor. Que aún queda mucho para eso. Fue un momento extremo, hubo miedo... y parece que en estas situaciones eres más tú que nunca.
Qué post más bonito. Poder relacionar una noche inquietante con una declaración como la tuya.
Yo tuve un problema serio por mi incontinencia verbal.
Gracias por endulzarnos el día.
Besos, hedbana

mariajesusparadela dijo...

Por lo que cuentas, se pusieron en pié más que historias. Y eso es maravilloso.

Dolores Ceballos dijo...

Qué bonita historia. Se ve que tu héroe, además de muy estudioso, muy bueno, muy sensato y muy listo, era muy querido por alguien muy especial.
Me alegro por ese aprobado y porque esa penosa situación pusiera en pie a más que una simple historia.
Al final el 23-F siempre será una fecha a recordar.
Un bico

lolo dijo...

¿Cómo que no, Sunsi?, es de una ancianidad total. Déjame que lo vea así; me da tanta ternura y tanta fuerza pensar que este amor largo ha llegado hasta aquí...
O, si lo prefieres, piensa que es una broma y ya está. Guiño.

lolo dijo...

Al menos una pequeña historia sí, Mariajesús. Gracias por venir.

lolo dijo...

He leído que también te puso en pie a ti, Dolores. Muchas felicidades y gracias por venir.

lolo dijo...

Sunsi, si puedes me gustaría que contaras tu historia de incontinencia verbal... Sólo si puedes, claro está. Otro guiño.

sunsi dijo...

lolo. Pasó el día después. El 24F. Estudiaba en la central de Barcelona. Lo cuento mañana... si me atrevo...que esta es otra. Solo te adelanto que mi padre me pegó la bronca del siglo y me dijo que hicieras las maletas ...

lolo dijo...

Buah, cómo mola. Atrévete. Muchos guiños.

tomae dijo...

...no hacía cuentas, lolo, en serio, yo el 23F no lo viví con la intensidad que lo viviste tú... al menos en el plan político, ahora bien, de otras intensidades vividas en la época si que las recuerdo ¡menudo golpe a mi estado!...

lolo dijo...

Está bien Tomae, yo soy mayor.