sábado, 16 de abril de 2011

qué hace una chica como yo en un taller como ése

Pues esperar. Esperar a que saliera el mecánico con las pinzas para intentar arrancar mi cochecillo. Ya está. Y entre tanto me dió por pensar. Empecé por fijarme en el calendario obligatorio en todo taller que se precie. Qué feo es un taller; lógico que allí no trabaje ninguna mujer. Empecé a observar a los chicos con su mono sucísimo y azul y me vino a la cabeza el tema de la sexualidad.

Qué pena que nadie quiera hablar de esto. Pero no me extraña, pensé; si hasta un blush puede llamarse "orgasmo", no es tan fácil proponer el tema con un poco de cordura y sentido común. Vivimos en un mundo hipersexualizado; esto no es ningún descubrimiento, ¿no?.

Los de mi generación descubrimos con cierto rubor, como el del colorete, que amar con el cuerpo era una maravillosa forma de amar. Había mucho de misterio y eso le daba mucha emoción. Ahora las cosas son muy diferentes; a mano de cualquiera está, en su forma más indecente y explícita, cualquier contenido, imagen o publicidad que nos restriega por los ojos que ligotear, seducir y copular es absolutamente necesario si uno quiere ser normal.

Hace tiempo, por razones dispares, decidí cambiar mi lenguaje, mi forma de enfocar.  Me pasé al lado oscuro porque con mis adjetivos y verbos no me hacía entender. Así cayeron mis anillos al suelo y empecé a llamar a las cosas por su nombre, con su nombre popular. Lo hago igual con mayores y pequeños, con algunas diferencias, pero en lo básico igual.

No tengo ninguna vergüenza, ¿por qué la habría de tener?. Si quien quiere habla como quiere de los calendarios del taller, a ver porqué yo no puedo decirle a esa niña que se guarde para quien la quiera del todo, que cruce las piernas bien, o a esa señora que le explique a su marido sus motivos, que si ha pensado en entregarse con gratuidad; a ese chico que no dilapide, que se haga fuerte y deje pasar a su novia delante de él. Y si me preguntan, como una vez, que cuándo puedo "hacerlo", les contestaré que hacer "el qué". El amor no se hace,  uno vive amando, vive hombre o mujer; con  respeto porque yo soy mi cuerpo y el otro también. El amor no es un blush que se quita al desmaquillarse, es esencia para la que estoy pensado, para la que soy. Un precioso regalo cuando se recibe y se da; nada que ver con la fatal literatura y propaganda que sin haberlo pedido se nos mete hasta para desayunar.

No lo encuentro tan arcaico ni tan difícil de explicar. Si no llega a ser porque ha salido enseguida el mecánico y me ha cargado la batería muy bien, me quedo un rato y se lo cuento a los de top accesorios, que así se llamaba el taller.

12 comentarios:

sunsi dijo...

Me tiro a la piscina ... Primer, lolo.
Aunque no todo el mundo de nuestra quinta puede afirmar que ha vivido este tema como tú, yo sí me identifico.
A vuela pluma...
De la misma forma que cuando te presentan a alguien no lo besas en los morros... o cuando uno se cambia de ropa no empieza por la interior...Pues eso. Es de cajón... y el orden de factores , en este caso, sí altera el producto.Lo que podría ser el acto más grande de amor se convierte en un mercadeo.
Somos seres sexuados. Muy distinto que seres con sexo.

Pienso que la relación sexual precoz, la de aquí te pillo y aquí te re-mato no es darse... más bien es quitar o sustraer sin haber dado opción a la compenetración total de entendimientos, voluntades, afectos...

Perdona el rollo y el desorden. No creo que me haya sabido explicar...

Espero que llegue Mariapi y lo arregle jajaja....

Un beso y gracias, hedbanísima.
Buen tema

tomae dijo...

¡qué bueno lolo! y no lo digo porque calientes los motores, sino porque no me imaginara que rescataras a esa mujer, ¡he pensado en ella desde un principio! ¡no podía creer que lo hicieras! y no lo digo por que te inscribieras ayer en no se que "sitio" o porque hoy nos hables de algo que pensamos todos... bueno tu ya eres muy erótica y no te cuesta. Aunque me ha gustado tu nuevo estilo...me ha gustado que nos lo rescataras "loquilla"

Mariapi dijo...

Una chica como tu se sabe explicar muy bien.
Descubrir que se puede amar con el cuerpo fué un tesoro. ¿Porqué habíamos convertido lo sexual en "algo malo tolerado"?
Haces bien en hablar para que se entienda. Yo también lo hago.
Me encantaría hablar -comentar-recomentar sobre esto, es apasionante, pero a estas horas no doy más de mi mismidad...mañana lo intento.

Gracias, genial.

lolo dijo...

Madre mía, Sunsi, te he dejado nadando en la piscina desde el Sábado!!! Menos mal que tú estás acostumbrada a bañarte en cualquier época...
Este tema es para hablar largo y tendido, tal vez por eso no es lo más prudente hacerlo en un blog. Pero la prudencia no es siempre quedarse callado; una vez oí que es la virtud de los valientes. Yo... no es que lo sea, pero sí que suelo contar lo que pienso tal cual; es el mismo motivo que hace que a partir de ahora incorpore lo de cambiarse de ropa empezando por lo exterior. Antes de llegar a lo más íntimo hay mucho que conocer en una persona, también lo veo de cajón. Puede que nuestra quinta, como tú dices, no lo haya vivido igual, pero sí que creo que al no estar la sociedad tan atiborrada de sexo, tuvimos la suerte de disfrutar del misterio ése, que para mí es muy sensual.
En cuanto a que somos sexuados, siendo verdad, prefiero decir que somos personas, hombres y mujeres y ya está. Lo que implica esto es que desde la uña del dedo pequeño del pie hasta las cejas importan, por no hablar de lo que pensamos o sentimos. Una maravilla, oiga. Pero a ver quien vende este pescao, llenos de blushes como estamos, a ver.

lolo dijo...

Tomae, voy a intentar hablar para que me entiendas:

1.- La mujer fatal de loquillo es una canción genial.
2.- No sé en qué sitio me he inscrito.
3.- Es de agradecer que hayas escrito un comentario; no es fácil que hombres y mujeres puedan hablar de este tema en un tono amistoso y formal.
4.- Todos somos eróticos, porque el erotismo depende de lo que nos hace diferentes y nos atrae.
5.- Creo que mi estilo no ha cambiado; he sido fina refina al escribir este post.

Gracias por venir, guiño, Tomás.

lolo dijo...

"Algo malo tolerado"... qué desastre y cuánto daño, pero no nos vamos a ensañar. No prefiero lo de antes ni lo de ahora tampoco, qué va. ¿Cuántos años crees tú que tardaremos en darnos cuenta de que estamos hechos para amar de verdad? Aquí y en la conchinchina, algo que sirva para todos, que sea universal. Yo le echo varios milenios o más, pero entretanto, vamos a hablar y a pensar. Para hablar hace falta que nos entendamos, por eso siempre me ha preocupado tanto el lenguaje; el problema es que el mío es muy medianito, pero a veces creo las cosas con tanta fuerza que uso lo popular y resulta que se me entiende. Y ya ves, vamos haciendo camino al andar.

No te quejes Mariapi, que después de tu concierto me cambio por tu mismidad... muá.

Dolores Ceballos dijo...

Bueno bueno... nunca pensé en algo sensual, sexual o erótico en un taller, más bien en cómo sacarán las manchas negras de aceite las mujeres de los mecánicos (porque seguro que son ellas quienes lavan la ropa).
Me gusta el tema, la forma de enfocarlo y la esencia de tu manera de pensar.
Yo tampoco voto por lo de antes ni me quedo con lo de ahora (pienso que son dos puntos muy extremos). No me gusta que el sexo sea un tema tabú, pues es algo natural, pero tampoco me gusta que se tome a la ligera, pues también es algo muy íntimo y personal.
Nos debemos hacer respetar, sí. Pero también debemos saber entregarnos y compartir según qué cosas (aunque no a la ligera ehhh!!!).
Para mi, mi sexualidad es un regalo, y no me arrepiento de habérselo guardado para la persona más especial y que más se lo merecía.

Alguien dijo que el secreto del amor es la confianza, el respeto y... un colchón!. jajajaja.

Biquiños.

tomae dijo...

lolo, te entendí desde el principio, y mi comentario sólo iba sobre la canción...todavía estoy digiriendo el post para hacer un comentario adhoc...y en principio te puedo decir que si a todo menos la etiqueta, que en nuestro caso el ritmo es diferente.

lolo dijo...

De acuerdo contigo, Dolores: ni tabú ni a la ligera, como se habla del amor. Somos un regalo, también con nuestra sexualidad, más que nada porque no podemos (ni queremos)separarnos de ella desde que nacemos. Gracias por venir y comentar.

lolo dijo...

Me alegro, Tomae, me alegro. Lo de los ritmos es verdad pero yo hablo de esperar en un sentido más amplio. Y porque de las etiquetas que tengo no iba a poner hablar, ni callar, ni elucubrar, ni reir, ni tampoco proponer. Esperar es una etiqueta comodín que se refiere sobre todo a la esperanza y al tiempo que hay que dejar pasar, a la paciencia y a aprender a conjugar.

Espero el II del cuento, pero te quería comentar que Amélie es una de mis pelis preferidas, tantos detalles tiene que nunca se acaba de mirar.

tomae dijo...

...veo que cambiaste de tercio, lolo, bueno yo siempre te vi igual, y respecto a lo del 2 romano, también era una cuestión de etiquetas. Otro día hablamos de exo...¿vale?

lolo dijo...

Uy Tomae, pensaba que ya habíais dicho todo lo que queríais decir. Pues vale, hablamos otro día. Por mí, sí.