viernes, 15 de abril de 2011

ojos que no ven


Como novedad, ya que no hay otra, contaré que hoy he ido al oculista. Ay no, oftalmólogo, perdón. Puede que hiciera diez años que no iba, sin exagerar. Últimamente lo de mis ojos ya no podía esperar. Como me daba tanta pereza, porque me imaginaba lo que iba a pasar, he añadido un nuevo ingrediente: he ido a uno que tiene la consulta cerca de casa, al que no conozco ni me conoce, por animarme y vivir una nueva experiencia... doy un poco de pena, ¿verdad?. 

Claro, han tenido que tomarme los datos. Al decir mi fecha de nacimiento y por tanto mi edad, una enfermera muy graciosa se ha puesto a bromear; que si cómo se van notado los años, que si el cuello, las arrugas, que si tal. Me ha parecido una antipática y me ha caído muy mal. Pero como al mal humor no le hago caso, le he seguido la broma, jiji, jaja. Me ha dejado sola en una salita; me he dedicado a hacer pruebas para saber hasta dónde veía tomando como referencia objetos a corta, media y mediolarga distancia. Fatal. Veía fatal.

Ya en la consulta el médico ha hecho su trabajo muy bien, con unos aparatos ultramodernos, si comparamos con mi última vez. Le he contado mis penas visuales y ha vuelto a salir con lo de la edad. Y eso que era un señor la mar de serio y profesional. Vale, ya no tengo dieciocho años, eso salta a la vista aunque no mire la ficha que acabo de estrenar. Me ha hecho una receta y me ha dicho que con las gafas que me van a hacer voy a entrar en una dimensión distinta, a la que me tengo que acostumbrar. Si lo hago no necesitaré volver a su consulta hasta las cataratas, jiji, jaja. No, era un señor estupendo; es lo que debía decirme, se agradece la sinceridad.

Probaré por si veo más colores, pero con las dimensiones actuales ya voy bien. Si soy tan mayor tampoco tengo edad para empezar a ver que los objetos vuelan por encima de mi cabeza o se abalanzan las croquetas hacia mi cuello que empieza a entrar en estado de flacidez. No suelo quejarme de mis años, que por cierto llevo muy bien, sobretodo por dentro, pero creo que lo tridimensional es más que nada por lo de Sinde. Que se ha puesto de moda y no hay manera de parar.

(autodedicatoria en el día de mi adultez visual)

27 comentarios:

tomae dijo...

A ver lolo, a ver (bis) si lo entiendo, resulta que hoy entras por primera vez en casa de un oculista a quien tú llamas oftamólogo, y de buenas a primeras no sólo le permites que rastree tu mirada sino que le dices tu propia fecha de nacimiento!!!

y luego dices que estás zola en tu isla...bueno, vale...pero no vale. Mira que no juego! eh?, venga sí, que es broma. Beso y guiño, bueno dos guiños...

(¿y la enfermera también?)jo!

Mariapi dijo...

No sé cual será tu enfermedad...yo sufro la humillación de la presbicia...que como su propio nombre indica, te etiqueta con sólo acercarte a ella, sin necesidad de enfermeras deslenguadas que metan el dedo en el ojo...o en el cuello(me ha caído muy requetemal esa enfermera...)
¿Y sabes a qué le doy vueltas? Creo que la Misericordia divina pone a tiempo esa debilidad de ojos, porque si no llevo las gafas y me miro al espejo, me veo tan estupenda...con ése "sfumato" que me deja lisa y tersa...
Gracias, Lolo, cuánto disfruto leyéndote...

lolo dijo...

Mi isla, Tomae, es desde donde escribo. Pero zola zola, no estoy. Y si no ¿por qué llegas tú tan lejos?; a ver, a ver si lo entiendo. Se dice oftalmólogo, lo digo por si vas y no te sirve bromear, jiji, jaja.

lolo dijo...

Mi "enfermedad" se llama carnet de identidad. Pero la misericordia de la tersura no me ha llegado a mí, que no sabes cómo veo de cerca, una cosa descomunal. Y lo asumo, en serio; lo que no quiero es que me quemen etapas ni que me hablen del cuello después de leer un cartelito que ponía que mis datos clínicos iban a ser tratados con toda la protección que les otorga la ley. Eso es lo que ponía en el cartel, que a esa distancia sí que lo ví.

Dolores Ceballos dijo...

Qurida lolo...
Ojos que no ven... lechazo que te metes!!!.
Y te lo digo por experiencia... jajaja, el otro día me tocó ir al oculista, digo oftalmólogo!, y en cuanto recogí las gafas nuevas me dí cuenta de lo poco que veía (o lo mucho que se estropeó mi vista durante los embarazos).

Ya sé que consuelo de muchos es consuelo de tontos pero... algo es algo.
Biquiños

Dolores Ceballos dijo...

Uyyy por cierto, esa enfermera seguro que estaba mal de la vista!!

sunsi dijo...

Muy mal la enfermera, lolo. Le ponemos un cero. ¡Suspenso cum laude! ¿A qué viene hablar de flacideces si tú ibas a por tu vista? Que tú estás estupenda. Te lo dije el otro día,en esa terracita mientras nos tomábamos esa cervecita;-)... Stupendaaaa.

Ya contarás el día "H" el antes y el después en tu vida cuando te coloques estas gafas supersónicas. Igual entonces ves que no estás en una isla sino en un continenteeee...

Besos, hedbanísima.
Gracias por las risas y recuerdos de Sarracena, que acabo de hablar con ella.

Mariapi dijo...

Lo he vuelto a leer ahora...¡qué tonta soy, ahora sí lo pillo y tiene mucha más gracias todavía...!

Gracias, me he reído con el texto y de mi "cortedad de miras"

lolo dijo...

No Dolores, de los embarazos no es. En serio que lo llevo bien, aunque no tenga motivos estéticos; en serio que lo llevo bien. Pero, ¿por qué ponen ahí a una señora cuya amabilidad consiste en hacer que el paciente se acobarde antes de entrar? Y además, nunca me he pegado un tortazo por la calle... bueno, sí, pero era muy joven, mucho; iba leyendo por la calle cuando un árbol se puso delante de mí. Con herida sangrante y todo, y mucha vergüenza sangrante también.
Lo tuyo no me consuela pero díme, ¿tus gafas son en tridimensional?

lolo dijo...

Cómo nos lo pasamos Sunsi, menuda tarde hacía, pero dí que las cervecitas fueron por lo menos tres. Con sus tapas, por supuesto, que si no, no sientan bien. Y la charla sosegada e interrupida mil veces (por mi , claro, por mí), ¿te acuerdas?. Y qué risas, cómo ayuda lo del mal de muchos y lo de las epidemias y lo de la falta de originalidad. Aisssss, qué gusto, Sunsi, qué bien. Quién me mandaría a mí ir al de los ojos, ¿te imaginas que ahora me digan que todo me lo imaginé?.

A Sarracena le tengo mucho cariño, pero con eso de que dice que aquí no puede entrar, chica, pues se me va pasando. Qué le vamos a hacer.

lolo dijo...

Mariapi, yo creo que sí que lo habías entendido, puede que fuera... ¿las tuyas son tridimensionales o de lupita sólo?... no sé, no sé. Cortedad de miras lo dudo, perdóname.

Driver miope dijo...

¡Bah!, ¡no es para tanto!.
Yo BEO perfectamente todo a pesar del d.n.i., la v de Barcelona, la B de Valencia, la LL de Lolo, la CH de Chunchi y la doble n de Tonnae.

Draiber

lolo todos los opes dijo...

Tú tendrías que venir a conocer a la enfermera, Driver, íbamos a flipar. Y qué pasa, ¿eh?. ¿A que a tí también te han dicho que los ojos de un miope son los más bonitos y los que más misterio son capaces de transmitir?, ¿a que sí?.
Pues ahora añade un buen documento de identidad y te sale, por lo menos, la canción que me he autodedicado y no escucháis: qué bonitos ojos tienes... aunque no sirvan pa ná.

Dri ver dijo...

Bien, llegó la hora de la verdad.
Nueve dioptrías en el izquierdo, ocho en el derecho, lentillas desde los 16.

¡Y tengo los ojos más bonitos del mundo!

Como tú, Lolo.

¿Y por qué, por qué, eh?

Porque cuando miramos, aparte de ver alguna sombrilla, vemos el alma de la gente.

¡Ea!
...
Y que no nos diga ná la enfermera ésa de la mirada lánguida, parduzca, tristona y desanjelá.

¿Qué sabrá ésa de ojos bonitos?.
...
Si a Lolo y a mí nos tiene prohibido mirar al mar de noche.

Los barcos se estrellan al confundirnos con un faro radiante.

¡Brasevisto enfermeritasdeltresalcuarto!

lolo dijo...

Sí, Driver, la enfermera te iba a ayudar. Me gustaría hablar contigo de lentillas un rato; no lo hago aquí porque sería un rollo para los demás. Ya sabes... a nadie le gusta que hablen de "enfermedades" los demás. Con el post ya ha habido bastante, pero lo de los faros asesinos de navegantes me ha calado hasta el d.n.i.

infidelizando a Sarracena dijo...

Si que puede entrar, pero no lo sabe, o piensa que no puede, sé que quería; pero no le dijeron que lolo ya hace unos meses se quitó la venda protectora de los ojos...va progresando poco a poco, desde su isla.

Driver dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Diego / Driver dijo...

Lolo, no te cortes y llámame.
34 años de miopía, 67 coscorronazos espectaculares, 845 coscorrones de tipo medio y 5.623 coscorroncillos me avalan.
Todo un experto.

lolo dijo...

Caray, Driver. Me vas a perdonar pero preferiría no saber cómo han sido tus coscorrones ni a qué edad. El teléfono lo borro y me lo guardo, por si cuando nos lleguen las cataratas me adelanto y te puedo aconsejar. No me gustaría que toda la red en masa empezara a llamarte para ver qué tal después de semejante expediente, lo comprendes, verdad?

lolo dijo...

Al infidelizador de Sarracena le recomiendo discrección total. Ella y yo tuvimos un tema de ojos que acabo de lo más primaveral. Y la verdad, me asusta un poco que se ría de este blog tan elegante e informal.

Diego / Driver dijo...

¿Cataratas?
¡Glubs!, espero que no.
...
Comprendo que quites el nº de móvil; soy pelín bruto e impulsivo.
Ya me conoces.
...
Mañana voy a conocer a Leles y estoy contento.
Vamos de museos y yo de cicerone.
Me gusta mucho enseñar mi ciudad.
Y comer con amigos.
...
Cuando te apetezca me puedes llamar.
Y si no te apetece no pasa nada.
Aunque lo cierto es que me gustaría hablar un rato, pues nos lo hemos pasado bien juntos.
¿Verdad?
Hemos jugadao algunas veces como si fuéramos críos.
Y eso no es malo.

Blimunda dijo...

Qué poca vista esa enfermera...
De cualquier forma yo creo que no consiste en ver, sino en saber mirar.
Buen finde lolo.

El alegre "opinador" dijo...

Lo de entrar en una nueva dimensión por las gafas tendrás que seguir contándolo cuando vivas la experiencia. Je, je, je.
Un abrazo.

lolo dijo...

Driver, eres un colega de verdad. Dale un abrazo a Dolores; lo tuyo es de novela del XIX, un apuesto caballero que enseña la capital y ofrece su acogida y su generosidad.
Sí que eres buena gente, Driver. El día que me se me cruce un cable cojo el teléfono y te doy un toque, pero acuérdate de que mis ritmos son lo más lento que te puedas imaginar. Rayo, más que rayo.

lolo dijo...

Muy poca, Blimunda. Hoy que me he levantado mala mala, he pensado que al ver mi edad comparó mis ojos con los suyos y atacó por la yugular. Hay temporadas que ni ves ni sabes mirar.

lolo dijo...

Pues mira, hace poco de mi visita y ya estoy pensando en prescindir de las gafas ésas. Pero si me doblego y me lanzo a las nuevas dimensiones os lo contaré, Alegre. ¿No ves que a estas alturas ya pasan pocas cosas de un calado tan trascendental?

Rayo Vallecano dijo...

¿a mi no me elimines eh? mi vieja comandante ;)