jueves, 29 de diciembre de 2011

a pelo y a pulso (fruta confitada)



Pienso a veces en la vida a pelo. En Navidad también hay que estudiar, unos más que otros. Me llegan noticias no tan lejanas de gente que trabaja más que nunca. Y se da. Paso por el hospital casi cada día y las luces de la primera planta siguen encendidas, veo los goteros desde la calle.

Alguna tarde, sobre las ocho, en un rato de paz de la que hablan los villancicos, encendemos la hoguera del belén y dejamos caer el agua de la fuente. Qué silencio. Antes de la cena que se multiplica estas noches, o de la salida con prisa de última hora porque falta...

Busco entre el descanso de los blogs amigos y todos estan dormidos, como éste. Sin tiempo ni ganas de escribir, viviendo hacia dentro -intra, al final somos intra- estos días de Navidad que no son solo Nochebuena, porque también está San Esteban, y los Inocentes. Ya se acerca el final del año -viejo, más que viejo- y allá a lo lejos casi veo a los camellos que se acercan; vamos haciendo sitio cerca del Portal.

A veces fallan las fuerzas y no sé si se nota que las tradiciones se van cumpliendo a pulso. Con ellas llega algo de calma, de deber cumplido. Pero me pierdo matices, alguna sonrisa, algún gesto se me escapa; se me olvida mirar a donde quiero. Ayer de postre tomamos, junto con el turrón y los polvorones, la fruta confitada que tanto le gusta a mi padre; calabazate, pera, melocotón, naranja, ciruela. Sobre todo calabazate. Y esa fruta, tan dulce, me ha regalado este año el matiz, el sabor único, la silla para montar, el pulso que se deja vencer.

Adiós 2011, qué viejo te has puesto. Tanto pulso y a pelo no sé si te han sentado bien.

16 comentarios:

puñetera hedbanna AKA sarracena infiel dijo...

Uffssssssssss!!!!!

Hay años (viejos, muy viejos) en que la Gloria a Dios en el Cielo y en la tierra Paz a los hombres .... a pulso y m´ñas que a pelo, a pecho descubierto.

Por multitud de razones y con cargo a circunstancias que, para la mayoríam quedan oscurecidas, en la penumbra y que nos apesadumbran el alma.

La buena noticia (aunque magro consuelo, lo se) es que todo pasa; incluso cuando miras alrededor y ves a los tuyos al borde del precipicio, al límite, y nuestro único recurso es la encomienda de su alma, rogar para que pasen por todo eso sin perder su alma; incluso, cuando nuestro pensamiento se reduce a un "danos Señor nuestro pan de cada día" "hágase tu voluntad" y "vuelve a nosotros esos ojos misericordiosos"

Todo pasa; y llega el día en que, reunidos entorno a la mesa, una día de Navidad cualquiera, en silencio, contemplas la Gracia y compruebas que los milagros existen, solo hay que saber mirar.

Entretanto, echas mano de lo que puedes y, a pelo y a pulso, te comes la fruta confitada y te pones de ¡menos mal!

Hedbannna, lo dicho, estrenamos un año nuevo, a estrenar; ¡menos mal!

Con Dios

lolo dijo...

Me gusta cuando hablas porque estás tan presente. Emerges de las cosas, Sarracena mía.

Un fuerte apretón de manos y "nada de un párrafo de gracias. Escuetamente gracias, como corresponde al laconismo militar de nuestro estilo."

Mariapi dijo...

Mmm...qué delicia el calabazate. Es un oxímoron en toda regla.Alggo tan soso en su esesncia, tal como su nombre indica, y que es capaz de contener tanto dulzor y dulzura. Hay que saber buscar ésa fuente de azúcar, que puede cambiar hasta lo insípido en manjar. Ayuda mucho cuando toca ir a pelo.
No es buenismo ni tonto-ilusión.Hay que esforzarse en encontrar almohadones, azúcares o lo que sea, sobre todo cuando parece que no queda más remedio que trabajar a pulso. En lo que hay que poner esfuerzo es en encontrar ese "algo",que nos permite recostarnos y encontrar descanso, aunque tengamos que seguir manteniendo la tensión de las bridas, y el caballo sigue golpeándonos el cuerpo entero.

Feliz año nuevo.

Leles dijo...

Feliz, Feliz Año Nuevo.

Biquiños miles. Que hacen falta.

lolo dijo...

No creas que me gusta mucho el dulce, Mariapi. Pero el calabazate sí. Tal vez por su sosez esencial. En este año contradictorio he encontrado el oxímoron perfecto... pero al final.

Un brindis con champán muy seco(cava, ya lo sé), por un 2012 a lo grande y sin medida.

Mua.

lolo dijo...

Feliz, Leles, feliz.

Tus biquiños son dulces yo creo, los recibo bien. Gracias.

lolo dijo...

Comentario al post: releo y creo que me he pasado, deja un regusto amargo que no sé yo. No era mi intención hacerlo, pero no voy ahora a rectificar. Si fue así que sea.

En mi descargo diré que todos los entrenamientos, cualquier rehabilitación, son a pelo y a pulso. Por algo será, seguro que vienen bien.

Mola autocomentar.

tomae dijo...

ay, lolo no sé si voy a pelo o a contrapelo, de todas formas dejo crecer la barba...

Pero lo de Feliz salida/entrada sabes que sí... por muy despeinado que parezca el asunto. Bss!

puñetera hedbanna AKA sarracena infiel dijo...

Jejeje, el "almero" te traiciona, hedbannna. Y que las amarguras no son amargas.

Mmmpppffffff.

Anónimo dijo...

...pues sí que es puñetera.

lolo dijo...

Tomae, hazlo como quieras o puedas, seguro que lo haces bien. Feliz año, titomás.

lolo dijo...

Por ir a pelo me pasa, Sarracena. Ya verás como me voy a convertir.

Nuevo, nuevo, a estrenar.

tomae dijo...

...y aunque fuera una de esas uvas me las comería a gusto en tu casa. Un beso fuerte Lolo y feliz año 2012...

¿puedo decir algo cursi? sí, que a la puñetera le gustará...

...que a gusto se está en tu casa. Es como si lo supiera desde siempre. Hala! otro beso.

mOnTy dijo...

Me encató que encotraras ese matiz.
¡Isleña, feliz año!

anatirandodelhilo dijo...

Feliz 2012, Lolo.

sunsi dijo...

Querida lolo. Caray con el "a pelo y a pulso". A veces me parece que te agencias un aparato de esos que emplean los que realizan endoscopias. Ayer, primer día de este año nuevo que -de momento- está todavía blanco y almidonado, escuchaba esta frase en una retransmisión desde el Vaticano antes de las 12h. «El Señor te bendiga y te proteja, ilumine su rostro sobre ti y te conceda su favor. El Señor se fije en ti y te conceda la paz» (Nm 6,24-26)

Este es mi deseo para ti, hedbanísima. El descanso de todos estos pulsos que dejan la musculatura magullada ... y una siesta "pacífica" con un colchón "protegido y bendecido".

Un beso con eco de 365 días para este 2012. Con todo mi cariño:
Sunsi