lunes, 7 de noviembre de 2011

a cuestas con la basura

Hoy me ha dado por pensar en la basura. He ido a la caza y captura de imágenes en google porque algo me inspiraba y no sabía qué era. He encontrado material para una serie pero he parado porque no quería dejarme llevar por lo que veía. Lo que quería contar era esto:  

Ni a base de encargos, ni por indicación o ruego, ni súplicas. No por propia iniciativa. Como por encanto disminuye a base de aplastamiento; un rato más hasta la cena, igual cabe el desayuno. La basura no es de nadie, no tiene dueño. ¿A quién le interesa la basura? Total es atar un nudo, abrir la puerta, bajarla al cubo... pero nadie quiere la basura. La basura tiene un punto en que el aplastamiento no sirve y rebosa, te pongas como te pongas rebosa. Está bien, hay que apurar la bolsa, lo comprendo. Pero luego tiene un recorrido, fluye, sigue. No es un ciclo que termina cuando la dejo en la esquina a la espera de que otro ser más comprensivo, servicial y dispuesto decida continuar su camino, ¿sabes?, ese ser no existe. A nadie le gusta la basura.

El hecho de desenrollar otra bolsa, agitarla e hincharla como un globo, una bandera, con olor a limpio, el colocarla en el cubo me parece magnífico. Pero a nadie le gusta la basura. 

Da mucho que pensar lo que tiramos y cómo lo tiramos y quién la tira. Por nuestras basuras nos conocerán, también. Hoy tengo un día amargo, puede que por eso me haya dado por hablar de basura. Otro día hablaré de ratones, que también me apetecía.

11 comentarios:

sarracena infiel dijo...

Ya sabes, hedbbanna, que la materia no se crea ni se destruye ... se transforma

Y sí, no nos gusta nuestra basura ni sabemos que hacer con ella y muchas veces, rebosa.

Tal vez deberíamos pensar, con carácter previo, que es aprovechable y que desechable.

Que reciclamos y que no.

Pues eso

Mariapi dijo...

Vaya, lolo, me has dejado impresionada con la bolsa Vuitton...

Veo que lo de la basura es universal. Por estas latitudes ni siquiera esa bandera ondeante de la bolsa nueva, que tu despliegas con tanta gracia, tiene seguidores...

Debe ser por esa manía que tenemos de ocultar lo que no cuadra con nuestra idealización de la realidad. No nos gusta la basura, vale, pero es nuestra, de cada uno, claro que tiene dueño. Y habla, la basura cuenta y cuenta. Cómo vivimos, qué nos importa, qué hacemos...debe ser influencia de lo policíaco que me apasiona. Y como material para análisis sociológico¿qué me dices de la basura? Queremos ocultarla, seguramente porque la basura nos delata.

Ojalá pudiera endulzar un poquico el amargor de tu día. Un besico.

lolo dijo...

Pues eso, Sarracena.
Ni la más grandiosa bolsa hace que deje de ser basura. Y encima se cree que disimula. Hay que cambiar de bolsa, es una cuestión de higiene. Pero no impide que exista.

Basuras personales, colectivas, institucionales... basuras. Estoy de acuerdo contigo: ¡qué importantes son los previos!.

lolo dijo...

Vaya que si habla, Mariapi. Y mucho. Esa bolsa que te impresiona habla mucho. Y encima es una copia de la original, qué me dices...
Parece que no tenga dueño pero cada uno sabe, porque lo sabe, qué parte de la basura es suya. Lo que oculta, lo que enseña, lo que clama, lo que desprecia, lo que consume. Pero a nadie le gusta la basura.

Es un problema, no creas. Lo mires como lo mires.

Hoy he tomado con el café una dosis extra de azúcar. Con eso y tu envío yo creo que... Gracias, compañera.

Leles dijo...

Mi basura está llena de pañales de bebé "cagaos y meaos" (puedo decir estas palabras en tu blog??). Así que... te aseguro que apesta más que cualquier otra bolsa. Aunque... pensándolo bien, hay algunas que sin oler, apestan más que la mía!!.
Biquiños lolo!!

lolo dijo...

Leles, puedes decir aquí lo que quieras. Espero que los niños que usan esos pañales que dices que huelen te den también mucha ternura y biquiños para ti estos días.
Un abrazo fuerte.

tomae dijo...

...Este post tuyo es de rabiosa actualidad, mira que lo descubrí antes y no me atreví a comentar Lolo... Pero ahora, sí.

Fíjate que tanta basura y al final la salvamos entre todos para no intoxicarnos y eso que ya la habíamos pagado antes! ¡y venga a reciclar!

...si sí de ratones ratas y algún que otro tiburón.

lolo dijo...

Menos mal, Tomae. Menos mal que has venido. No te pega nada hacerte el sueco con la basura.
Ya me dirás qué quieres que hagamos.
Ya me gustaría a mí que algún Ratatouille entendiera algo de cocina. Pero en lugar de eso... las mismas ratas de siempre, la bolsa llena y nadie que se anime a bajarla al cubo.

tomae dijo...

...yo creo que pasa como la luz, o la puerta, (el último que la cierre)

lolo dijo...

Sí, es una idea.

Aprovecho para decirte que en tu último post te he encontrado más tú que nunca. Y lo que es mejor, me ha gustado mucho.

De nada, Wally.

sunsi dijo...

No sé si he entendido mucho lo intrínseco y esencial de la "basurez". Yo , lolo, solo sé que se queda en el rellanito y pasan de largo como si fuera una plantita o un adorno. ¿Algún ciudadano espontáneo? Nunca, oye...
Ni que la bolsa fuera de Vuitton o Gucci o... Y es que la basura es basura... y lo que viene después son animalitos que olisquean.
Eso tiene vivir rodeada de naturaleza. Que no toda es bucólica.

Siento que andes regulín. ¿No será este tiempo, lolo, que en pleno noviembre sudamos como pollos?

Sea lo que sea, te mando un beso grande, grande.
Todavía no te he contestado en mi blog. Perdona. Prefería entrar primero en el tuyo.
Otro beso.